Ideas claras antes de emprender

Hace unos años publicado en un periódico Argentino donde dice, “cada año nacen en Argentina alrededor de 70 mil nuevas empresas y se cierran 68 mil” . 

Mi primera pregunta al leer esto fue «¿Cuál será el número anual aquí en Paraguay?», busqué un buen rato, pero la verdad no encontré nada, aquí vamos mal con eso de tener datos estadísticos actualizados.

Pero mi punto sigue siendo el mismo ¿Cuántas empresas se abren y se cierran al día? ¿en tu país manejan un dato de fácil acceso sobre eso?

Una preocupación constante

Todos los días doy consultoría y recomendaciones a empresas y personas, intentando que cada recomendación tenga una base sólida y comprobable.

Existe un escenario que se repite siempre, «al emprendedor promedio no le gusta planear»

Cuando comenzamos a hablar de los resultados que se pueden conseguir siempre se los ve felices, pero cuando comienzo a decir «tomemos un cuaderno y comencemos a planear», las cosas comienzan a cambiar, ya no es tan divertido.

Este patrón lo he visto repetidas veces, y el resultado siempre es el mismo, al poco tiempo terminan dando de baja el proyecto.

¿Por qué no nos gusta planear?

Me di cuenta de dos razones que hacen que no se quiera planear bien un negocio, y ambas desembocan de una razón principal.

  • La primera es simple, no sé quién lo dijo, pero lo expresó bien «Todos quieren el éxito, pero pocos están dispuestos a pagar el precio que conlleva», nos encanta lo lindo… pero solo eso, no tenemos las ganas de buscarlo.
  • La segunda, no queremos tener que enfrentar la realidad, sea buena o mala, que nos muestra una planificación al poner la información, de forma detallada, comenzamos a ver qué tan complicado es eso que buscas hacer, los peligros que tendrá y ese hecho de poner los pies en la tierra no es para todos.

Y estas dos nacen de una sola razón real:

NO ESTAMOS COMPROMETIDOS REALMENTE CON NUESTRO PROGRESO.

Si no estamos comprometidos, seremos culpables de nuestro propio fracaso.

Planear es la mejor forma de comprometerte con tu idea.

No hablo ni siquiera de una estrategia tan altamente elaborada que solo un semi dios de los negocios puede lograr, hablo de marcar los puntos claveS.

Te cito 4 básicas a considerar:

  1. Idea base: Tener en claro cuál es la idea base a poner en marcha, si no la tienes cada cierto tiempo cambiarás todo pensando que nada te está funcionando, en realidad no es que no funcione, es que no existe claridad en tus ideas.
  2. Producto: Conocer claramente las cualidades de tu producto, saber cada detalle de él. Pero para lograr esto tu plan inicial debe contemplar la construcción o la comprensión total del rubro y los productos que vas a meter al mercado.
  3. Objetivos: Sin un objetivo claro, no sabrás si estás avanzando, no tendrás un criterio con qué medir tus logros, marca objetivos, estos pueden ser diarios, semanales, mensuales o anuales, pueden ser económicos, cantidad de clientes, pero debes marcarlos, y al final de cada periodo mira cuánto se alcanzó, y marca la forma de cómo mejorar ese resultado para el siguiente periodo.
  4. Mercado: Debes saber claramente a qué tipo de clientes vas a vender, haz pruebas, a veces un producto es muy bueno, pero no se logra vender bien, solo porque se le está ofreciendo a la gente incorrecta, nunca consideres que todos pueden ser clientes tuyos, no existen productos que se puedan vender a todo el mundo, por eso, identifica qué tipo de personas, con qué intereses y gustos necesitan ese producto que estas vendiendo.

¿Necesitás más? aquí otras a considerar

  1. Estrategia de cliente final: Crea un embudo bien detallado y que sea capaz de guiar a tus clientes desde la simple duda inicial sobre lo que vendes, y los lleve a la compra sí o sí, que en el momento de comprarlo tenga la seguridad de que lo que necesitaba era justo aquello que le ofreciste, y sobre todo, asegúrate de quedar con un dato de ese cliente, puede ser un número de teléfono o un correo electrónico que te permita contactarlo en el futuro. 
  2. Estrategia a Cliente Corporativo: Si tu modelo de negocio es B2B (Business to Business, o sea, venta a otras empresas y no al cliente final) tendrá ciertas reglas. Si es B2B2C, las reglas son otras y aún más extensas, no intentes vender de la misma forma a todos, crea embudos de venta específicos para cada perfil de cliente.
  3. Estrategia de contenido: El cliente debe verte como una empresa que siempre tiene algo nuevo, esto da seguridad, usa regularmente tus redes y tu sitio web para poner novedades sobre lo que vas haciendo, escribe blogs, haz flyers, no importa el mecanismo que uses, simplemente hazle saber a tus clientes que estas allí, siempre en actividad.
  4. Atención posventa: Un despachante, es un vendedor que busca deshacerse lo antes posible de un cliente que llega, el modelo de despachante es útil en algunos rubros, si tu rubro no es el caso, dedícale tiempo a tus clientes, y sobre todas las cosas, una vez que hayas cerrado la venta, unos días después, ponte en contacto con ellos para saber si tuvo una buena experiencia contigo.

En conclusión

Estas son algunas ideas que se deben pulir en el momento de planear.

Cada día abren decenas de negocios, muchos de ellos son emprendedores que tendrán su primera experiencia.

Podría citar más puntos a tener en cuenta, pero con estas 8 simples, vas a ver que las cosas, inicialmente, se tornarán muy simples.

Si formas parte de ese grupo iniciante, que no te lleguen, y te encuentren con ideas poco claras.

¡Te deseo éxitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.