Bajaron las ventas

Necesitaba una máquina de esas electrónicas para afeitar, no creo que este aparato sea cosa de otro mundo, si alguien que lea este pequeño artículo usa barba como yo, sabrá lo importante que es darle un cuidado mínimo cuando menos, para que no te confundan con alguna especie de la fauna local.

Bueno, ese era mi plan, comprar una maquina de afeitar.

Los supermercados

Luego de dar unas vueltas al tema, como ya es costumbre creo que de todo el mundo, comencé a mirar los estantes de algunos supermercados tras mi máquina, resulta que vi un modelo muy bonito semanas atrás en una de las cadenas, y era de buena marca, la verdad yo no conocía la marca, pero mi esposa me comentó que se trataba de una un tanto famosa, el punto es que quería ver si en algún lugar la seguían teniendo, pero para mi sorpresa ya no existía, entonces me dije:

«Bueno, llegó el momento de dar una oportunidad a las casas de electrodomésticos»

Casas de electrodomésticos

Tengo un amigo que es propietario de una casa de electrodomésticos, creo que llevo unos años comprando solo de él en casi todos los casos, pero de verdad quería poner un poco a prueba a otras empresas en este rubro.

Unos meses atrás conversando con mi hermano, me comentaba que en unos pocos días cambió su gestión a 3 casas de electrodomésticos diferentes, ya que ninguna le daba una solución a una necesidad que tenía.

Con ese dato, COMENCÉ MI AVENTURA!!!!!

Casa de electrodomésticos 1

Ya mi esposa hizo unos estudios previos sobre el tema, pero luego yo también me puse a buscar en internet, por una extraña razón, estas empresas, y sobre todo en este rubro no dejan números de teléfono al público, apenas un formulario de contacto y un gestor de mensajería en su sitio web, creo que no esta mal, me puse en contacto, me atendió una chica muy amable, el fin de nuestra conversación fue más o menos así, saludé, hice mi pedido, le pedí un modelo en particular y luego:

– Sí, ese mismo modelo de afeitadora busco, la quiero, e incluyanme por favor el costo del delivery.

– Genial Señor, confirmo su compra entonces?

– Sí, la quiero, ¿en cuánto tiempo me la traen?

– Este producto es de entrega inmediata, en el transcurso del día se lo entregan

– Perfecto, solo avísenme cualquier cosa, ¿Ya tiene mi número de teléfono verdad?

– Sí, ya todo listo! en un rato nuestro equipo de logística se pone en contacto.

– Fabuloso! muchas gracias, estoy muy contento con tu atención, quedo atento a la llegada de mi producto.

Fue una conversación preciosa! pero… hasta la fecha nadie se puso en contacto conmigo… nada de nada.. ni un saludo, en teoría ya tengo confirmada la compra.

De este hecho ya pasaron 7 días.

Casa de electrodomésticos 2

Se veían muy serios (la anterior también tenia esa apariencia), estos se comunicaron conmigo por whatsapp en minutos, me gustó, sentía la conversación más cercana.

La rutina que se dio fue más o menos la misma, una conversación cordial, la confirmación de la compra, y nuevamente me dijeron lo mismo:

– Ese producto es de entrega inmediata, hoy mismo le llevamos y el compañero de logística le avisa al estar frente a su casa.

– Muchas gracias, espero que sí puedan, ya una casa anterior me dijo lo mismo pero no se qué pasó.

Bueno, eso fue hace 5 días, pues hasta ahora no se han comunicado…

Para más algo muy interesante pasó con esta empresa, ya que, no solo no me dieron el producto, sino esa misma tarde comenzaron a enviarme publicidad desde el número con el que conversé anteriormente para hacer mi pedido.

24 horas después, al ver que las publicidades seguían y mi producto no llegaba, pedí que me pasaran por favor con algún número que pueda venderme el producto, ya que lo seguía necesitando; bueno, no solo no me contestaron, sino que me siguieron tirando publicidad, ya luego pedí que no me enviaran publicidad, no estaba interesado en nada, bueno, creo que en eso si me hicieron caso, hasta ahora no volví a recibir nada por lo menos.

Casa de electrodomésticos 3

Es increíble como las conversaciones son exactamente las mismas, como copiadas, posiblemente, los vendedores por detrás no tengan mucha experiencia en el campo de ventas, ya que su forma de trato, si bien muy cordial, nunca es la más apropiada para cerrar una venta, yo les dije que sí quería el producto por mi interés en él, no porque su forma de encarar su venta les haya ayudado en algo:

-Quiero confirmar mi compra bla bla bla

– Sí señor ese producto es de entrega inmediata bla bla bla

Dale, muchas gracias quedo atento a la llegada de su vendedor

Sí, en minutos ya se ponen en contacto con usted para coordinar la entrega

Eso fue hace 4 días, bueno, nadie me escribió, nadie me avisó nada en ese tiempo, nadie mínimamente me dijo espere, tenemos tal o cual problema, nada, solo dejaron de escribirme.

¿Bajan las ventas?

Cuando comencé mi vida de emprendedor, todo fue muy complicado para mí, reconozco que históricamente tuve algún momento donde algo pasó y no pude dar respuesta inmediata a los clientes, pero mi política siempre fue, hasta hoy, «debo contactar con el cliente, antes de que él lo haga», debo estar, para bien o para mal, un paso adelante.

Para aclarar el párrafo anterior, jamás me pondría de ejemplo para nada, como todos, creo que voy mejorando poco a poco, a veces más, a veces menos, solo hago resaltar el factor que nos permitió a mi equipo y a mí estar en la lucha por un espacio en el mercado, siempre estar en contacto con el cliente, pase lo que pase.

Ya hicimos un articulo una vez explicando las razones por la que un cliente comienza a evitar relacionarse con algunas empresas, si no lo leíste pues pasa a leerlo, se llama Ya no voy a volver.

Me sigue sorprendiendo como muchas empresas se quejan de perder terreno, clientes, mercado, pero no se dan cuenta que esto no es culpa de la competencia, de las tecnologías ni nada por el estilo, es culpa de ellas mismas.

Formas de culpabilidad de las empresas

Las empresas son responsables de su propio fracaso, y algunas formas que ilustran su responsabilidad podrían ser estas:

  1. No optimizan sus embudos de conversión.
  2. No realizan los seguimientos correspondientes a los potenciales clientes.
  3. Usan indiscriminadamente los datos de los clientes, como números de teléfono y correos electrónicos.
  4. No forman a su equipo para tener una atención más eficiente en el trato con el cliente.
  5. No tienen vendedores, solo gente que atienen teléfonos o redes, pero ninguno que entienda de ventas en realidad.
  6. No conectan su logística con la atención al cliente.

Podemos seguir sumando cosas a la lista, pero si tan solo nos centraramos en esto ya tendríamos todo funcionando casi de forma perfecta.

Conclusión

El final de la historia es que ya tengo mi producto, y la barba recién rebajada, creo que me quedó muy bien, la tercera empresa que contacté, me comenzó a escribir 4 días después, quedé contento con esos lapsos de comunicación, desde el primer contacto, hasta la visita del repartidor, pero desde el primer contacto hasta la entrega, existe un espacio muy largo de disconformidad que me hizo reflexionar sobre la forma en la que en realidad las empresas quiebran y cierran por culpas y responsabilidades internas.

Como siempre digo, si un emprendedor fracasó, y se pasó contando que el motivo de su fracaso es todo aquello que está fuera de él, como la competencia, o el mercado desleal y la crisis y todo eso, pues estamos ante una persona que difícilmente triunfe, comenzará a entender las cosas cuando se haga responsable de sus propias acciones, de lo que hizo o dejó de hacer.

Todos los factores que comenté sí afectan, no descartemos eso, pero no son todo, en la mayoría de los casos los resultados en una empresa comienzan a bajar, cuando la calidad de alguno de los elementos comienza a bajar también, y casi siempre tiene relación con el flujo de atención con el cliente.

Resumo que si queres seguir creciendo, ocúpate de mantener feliz a tus clientes, feliz en el buen sentido, no se trata de hacer piruetas para ellos, sino simplemente que su decisión de confiar en vos, fue la correcta.

Comparte este artículo con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.